ESTRÉS FISIOLÓGICO EN EL BALONMANO PROFESIONAL. INFLUENCIA DEL GÉNERO, POSICIÓN Y TIEMPO DE JUEGO

  • Gonzalo Mariscal Instituto de Investigación en Enfermedades Músculo-Esqueléticas. Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir.
  • José Luis Platero Facultad de Enfermería. Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir.
  • Fernando Bodí Facultad de Físicas. Universidad de Valencia.
Palabras clave: balonmano, cortisol, género, posición, tiempo de juego

Resumen

En el balonmano de élite se han descrito diferencias en intensidad de carga, distancia cubierta y velocidad entre las distintas posiciones. La cuantificación de marcadores en saliva se ha empleado para establecer la respuesta al estrés, destacando la hormona cortisol. Objetivos: Valorar el comportamiento pre y pospartido del cortisol en jugadores y jugadoras de élite de balonmano, analizando la influencia de la posición, el tiempo de juego y la percepción subjetiva del esfuerzo. Material y métodos: Estudio observacional, analítico y longitudinal, donde se analizaron muestras de saliva de 14 jugadores y 21 jugadoras de balonmano, 5 min antes y 10 min después de un partido de competición de liga de la 1.ª División española. Se determinó la concentración de cortisol en cada muestra mediante técnica ELISA. El nivel de esfuerzo autopercibido por los jugadores fue valorado mediante la escala de Borg. Resultados: Se registró un incremento significativo en los valores medios de cortisol entre el inicio y final del partido en ambos grupos (4,5 ± 5,3 ng/ml en hombres versus 4,8 ± 6,7 ng/ml en mujeres; p < 0,01). Se observó una concentración de cortisol mayor en mujeres previa al partido (2,4 ± 1,2 ng/ml en hombres versus 4,5 ± 2,8 ng/ml en mujeres; p < 0.01), siendo el incremento medio de concentración de cortisol superior significativamente en jugadoras laterales que en extremos y pívot (1,71 ± 3,08 ng/ml versus 8,89 ± 8,80 ng/ml; Z:- 2,147; p < 0,05). Este aumento también se observó en el grupo masculino, pero sin diferencias significativas. Existió una correlación significativa entre la percepción subjetiva del esfuerzo y la concentración de cortisol pospartido (r = 0,535; p < 0,05). No existía correlación entre el tiempo de juego y los incrementos en cortisol (r = 0,177; p = 0,511). Conclusiones: Un partido de competición de balonmano incrementa los niveles de estrés especialmente en mujeres y en las posiciones defensivas. Además, este estrés se correlaciona con el esfuerzo autopercibido. Por último, el tiempo de juego no influye en los niveles de cortisol.
Publicado
2020-01-27