Volver a los detalles del artĂ­culo LA PANDEMIA DE LA COVID-19 Y NUESTROS IMAGINARIOS DEL ESTADO